Fernando Molina-Campuzano, psicólogo clínico, España.

Cuando un paciente decide obtener información sobre el alargamiento del pene, hay que tener en cuenta muchos aspectos psicológicos: las razones de su solicitud, los factores motivadores y las expectativas son de extrema importancia para el manejo de cada caso.

Clasificación de los pacientes en base a un estudio psicológico
1. Aspectos psicológicos:
En cada tratamiento, los factores psicológicos juegan un papel importante durante la consulta, el desarrollo y evaluación del tratamiento, y la evaluación posterior al tratamiento.

2. El médico:
Las expectativas del paciente que busca información sobre el agrandamiento del pene deben ser determinadas. El paciente espera encontrar un médico que pueda explicar el proceso con todo detalle, de manera profesional y confidencial.

3. El paciente:
Escuchando cuidadosamente al paciente, el médico puede apreciar sus metas y expectativas. No se debe generalizar con pacientes diferentes, ya que existen diferentes razones y rasgos de personalidad que intervienen en los objetivos del paciente para el uso de Andropenis®. Uno querría evaluar cuidadosamente aquellos rasgos de personalidad que involucran inseguridad, mejoramiento de roles y mejoramiento de relaciones. Siempre y cuando identifiquemos los objetivos del paciente y le recordemos sus metas, el médico ayudará a mantener el interés del paciente, logrando un cumplimiento más efectivo durante el período de tratamiento.

4. Clasificación de los pacientes según factores motivadores:
Tipo I:

Objetivos primarios: Tamaño. Objetivos secundarios: Reforzar la autoconfianza en las relaciones sexuales, lograr una mayor deseabilidad, evitar el rechazo y la soledad, formar parte del círculo de ganadores y mejorar el placer que se da a la pareja sexual. Un paciente prototipo es un individuo de 40 años que, por primera vez en su vida, se enfrenta a una disfunción eréctil. Percibe una disminución de la longitud del pene o una disminución de la virilidad. En este caso, al explicar que el crecimiento tisular y la neovascularización provocados por el tratamiento mejoran no sólo la calidad de las erecciones, sino también la longitud del pene y la sensación de virilidad, se logran los objetivos del paciente.

Los cambios emocionales importantes, que afectan al paciente, son fácilmente observables. A veces, sin embargo, puede haber un cambio en la actitud de la pareja, lo que puede presentar un conjunto completamente nuevo de problemas para el paciente. Los intentos de ayudar al paciente a identificarlos pueden ser útiles, especialmente si el rechazo es un problema. Es probable que este paciente evite la intimidad y tenga una ausencia de relaciones emocionales o sexuales. Pueden buscar constantemente interacciones superficiales, en algún grado, para compensar las frustraciones personales, que pueden haberse originado en su juventud (L. Festiger 1975). Necesitamos transmitir confianza al paciente, con la seguridad de que su pene crecerá y que la calidad de su erección también mejorará. Cuando perciben un pene de mayor dimensión, la autoestima del paciente también debería mejorar. El paciente pensará que es un mejor amante y se sentirá más orgulloso de sus atributos sexuales. Como respuesta al mito fálico, es probable que vea un aumento del deseo sexual en su pareja, lo que puede aumentar el juego previo y mejorar las expectativas positivas del coito. El paciente recibirá toda esta información como retroalimentación. El aumento de la confianza y la autoestima hará que su enfoque sexual sea tranquilo y relajado, ayudando así a activar automáticamente el sistema nervioso parasimpático, un factor clave en la erección.

Tipo II:

Objetivo principal: Obtener un pene de dimensiones normales o medias. Objetivo secundario: Eliminar la inseguridad, los complejos, la soledad y el rechazo.

Estamos hablando de un paciente con un pene más pequeño que el promedio, o un pene pequeño que crea un complejo de inferioridad en el paciente. Algunos de estos individuos evitan situaciones en las que su desnudez será expuesta (vestuarios, playas, encuentros sexuales, etc.). Presentan pensamientos obsesivos sobre su desnudez, que se centran en el tamaño de su pene. Estas personas, durante su consulta, expresan sentimientos de ser observadas y quizás burladas debido al pequeño tamaño de su pene. Este individuo quiere asegurarse de que el crecimiento será tanto en erección (para satisfacer sus propias necesidades como las de su pareja) como en flacidez (ya que se sienten observados y criticados por los demás).

Al principio, puede parecer que estos pacientes no esperan resultados del tratamiento, pero debido a su alta motivación personal, y después de recibir la información científica adecuada, generalmente deciden comenzar el tratamiento. Tienen el índice de cumplimiento de tratamiento más alto y tienden a utilizar el dispositivo durante más de 10 horas al día. Aunque están muy entusiasmados con el tratamiento, si no ven resultados a corto plazo (1-2 meses), cuestionan la eficacia del tratamiento. En tales casos, se recomienda instruir al paciente que el primer mes es un período de adaptación, y continuar el tratamiento 11 horas al día durante el primer mes y medio para acelerar el crecimiento. Los cambios emocionales importantes, que afectan al paciente, son fácilmente observables. A veces, sin embargo, puede haber un cambio en la actitud de la pareja, lo que puede presentar un conjunto completamente nuevo de problemas para el paciente. Los intentos de ayudar al paciente a identificarlos pueden ser útiles, especialmente si el rechazo es un problema.

Durante el tratamiento, estas personas requieren una guía similar a la de los padres y un apoyo continuo por parte del médico.

Tipo III:

Objetivo principal: Obtener un pene de grandes dimensiones.

Objetivo secundario: Por lo general, poseen rasgos narcisistas con el objetivo de obtener el deseo sexual de sus parejas y la admiración de los demás. Creen que con un pene más grande, pertenecerán al grupo de élite de los ganadores. Algunos de los pacientes encuentran dificultades para establecer relaciones personales significativas y basan su comunicación en los activos sexuales, lo que les hace sentirse más cómodos y seguros. Estamos hablando de 4 categorías:

R – Hombres en una relación estable: aquellos que quieren obtener un pene más grande para mejorar su relación e introducir nuevas formas de juego que gratifiquen a ambos individuos. Buscan un cambio en su rutina. Tienden a tener medios financieros para buscar tratamiento.
B – Hombres sin una relación estable: aquellos que tienen múltiples parejas sexuales. Encuentran gratificación en tales relaciones. Están muy orgullosos de su físico, de su apariencia y de su pene grande (“Teoría Psicoanalítica de las neurosis”, Fenichel, 0-1987).
C – Deportista: aquellos que invierten mucho tiempo y dinero en su físico y rasgos y que son narcisistas. Frecuentan lugares donde pueden exponerse (playas nudistas, piscinas, vestuarios, etc…) ya que se sienten muy cómodos y saben cómo conseguir la admiración de los demás.
D – Homosexuales: estos hombres a menudo dan mucha importancia al tamaño de su pene. Generalmente hay menos necesidad de convencerse de la eficacia del tratamiento, pero cuando estos pacientes obtienen 1 o 2 cm de crecimiento, a menudo abandonan el programa prematuramente. Se recomienda su cumplimiento.

Etiquetas: pene, alargamiento de pene, extensor de pene, alargador de pene, alargar el pene, aumentar el tamaño del pene, andropenis, salud del pene, salud masculina, salud sexual masculina, vida sexual, hombres